Entre Ríos, Argentina - Viernes, 27 Abril 2018
15-04-2018    leída: 35 veces

HLB: “El plan de lucha debe comenzar ya, pero el Estado debe entender esto”, dijo Borgo
La producción citrícola es de primordial importancia para la región. En el departamento Federación hay más de 29 mil hectáreas con citrus, más de 2.000 quintas y más de 1.600 productores. Estamos diciendo que el 87 por ciento de la producción citrícola se produce en el departamento Federación.


HLB: “El plan de lucha debe comenzar ya, pero el Estado debe entender esto”, dijo Borgo

Unos 25.000 puestos de trabajo directos surgen de la citricultura, además de una cantidad muy importante de actividades que giran en torno a la citricultura, como lo son transporte, metalúrgica, gomerías, aserraderos, turismo, productos regionales, viveros, etc. Pero a todo esto que es positivo hay que agregar otros temas que son negativos, como el HLB, la lucha contra la mosca y los costos finales, entre otros puntos. ¿Cuál es la situación de la citricultura en este momento?. Esa es la pregunta que CHAJARI AL DIA formuló a Fernando Borgo, presidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos (FeCiER).


“El agua caída recientemente nos sacó un poquito esa espada de Damocles que teníamos por la sequía, y si bien hoy estamos nuevamente esperando lluvias, tenemos un mejor pronóstico, por lo que creemos que la complicación de la sequía va a terminar, más allá que los daños causados son inevitables”, dijo Borgo.


Precisó que hay un atraso de al menos un mes con la nueva zafra. “La fruta temprana que tendríamos que haber comenzado a cosechar en la primera quincena de marzo, estamos comenzando ahora. Además el tamaño de la fruta no es el conveniente, son chicas y esto es notorio. Veremos después qué sucede con la fruta tardía”, dijo.


En lo atinente a precios, Borgo apuntó que “la zafra pasada tuvimos un 30 por ciento menos de producción por exceso de lluvias. Después llegó la sequía, de manera que no se juntaron las dos zafras. Se terminó la del año pasado, se retrasó la fruta temprana de este año, pero como varios acopiadores tenían fruta en cámara no faltó fruta en los mercados. Por eso no hubo sobreoferta, lo que permitió que el precio mejore, aunque el grueso de los productores no vieron esa mejora”.


 


Exportación y costos internos


Respecto a las posibilidades de exportación, de lo que tanto se ha hablado, Borgo dijo que los costos internos juegan en contra. “Comparados con otros competidores de citrus del mundo, nosotros somos caros. Hicimos un estudio de la cadena de valor, lo que nos reflejó un costo de 7,50 pesos por kilo de fruta. A ese precio se vendía en el Mercado Central, de promedio. De manera que no hay ganancia. En estos costos la incidencia del Estado es grande. Lo vemos en los impuestos al combustible, por ejemplo. Además hay que ver el costo de los peajes. Pero también hay que tener en cuenta que nosotros necesitamos mucha mano de obra, y la parte de costo de mano de obra el Estado también tiene lo suyo, y como ejemplo te digo que de 17 pesos que se paga al empleado, 10 va a su bolsillo y los otros 7 se los lleva el Estado”, precisó el dirigente.


“Somos caros para el mercado interno y también para el mercado externo, y a esto lo venimos planteando en distintos ámbitos oficiales. Hay que tocar varias aristas para volver a ser competitivos, pero no encontramos un Estado que entienda la importancia de las economías regionales”, aseguró.


 


Mosca y HLB


El problema de la mosca de la fruta es importante y sostenido. “Estimamos que cada año un 15 o un 20 por ciento se lleva la mosca” aseveró Borgo, lo que habla de un problema que debe ser atacado con fuerza


Pero además ahora en la zona se detectó el HLB, una enfermedad incurable y altamente perjudicial para el citrus. “Este es hoy el problema prioritario de la citricultura. Seguramente, entre todos hemos hecho mal las cosas porque el HLB está en la zona”, apuntó. Borgo insistió en la necesidad de tomar conciencia sobre lo que significa la presencia del HLB, ya que cuando hay una planta que se ve infectada, hay otras tantas que también lo están aunque no se note. Por otra parte, no se puede curar la planta, por lo que la solución es erradicarla.


“Todos debemos tomar conciencia, pero todos, porque si de diez, nueve hacen las cosas bien y uno no lo hace, ese uno perjudicará a todos”, manifestó.


“Tenemos que llevar adelante un plan de lucha organizado y comprometido. Este plan de lucha debe comenzar ya, pero el Estado debe entender esto”, dijo con preocupación.


Mencionó que presenció lo que sucedió en Florida (EEUU) con esta enfermedad, donde las pérdidas fueron terribles. También lo sucedido en Brasil. De manera que no hay tiempo para seguir esperando. “Ya debemos implementar un plan agresivo, y esto depende de todos los actores que participamos de la citricutura, como productores, viveristas, transportistas, comerciantes, la sociedad y por supuesto el Estado. Pero hay que hacerlo ya, sino será tarde”, manifestó.

 

Seguinos en Facebook