Entre Ríos, Argentina - Miercoles, 21 Febrero 2018
13-01-2018    leída: 41 veces

Detección del vector del HLB en la zona: “Esto nos obliga a trabajar al respecto”, dijo el jefe del INTA Chajarí
Los días martes y miércoles de esta semana, se llevaron a cabo en la sede del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), en la ciudad de Concordia; dos importantes jornadas de trabajo, de las que participaron representantes de organismos de sanidad, de los gobiernos de las provincias de Entre Ríos y Corrientes, de las Asociaciones de Citricultores de nuestra región, de Colegios y Asociaciones de profesionales de la Agronomía, de distintas estaciones del INTA en la zona, y productores citrícolas.


Detección del vector del HLB en la zona: “Esto nos obliga a trabajar al respecto”, dijo el jefe del INTA Chajarí

La convocatoria fue del SeNaSa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), y tuvo como objetivo acordar un plan de trabajo y coordinar tareas para la detección y control del HLB (Huanglongbing) en los cítricos, y su insecto vector (diaphorina citri).

En diálogo con CHAJARI AL DIA, el ingeniero agrónomo Sebastián Perini, jefe de la Estación Experimental INTA Chajarí, sostuvo que “el encuentro se dividió en dos jornadas, llevadas a cabo este martes y miércoles en la sede del INTA Concordia, y se trabajó en una normativa propuesta por el SeNaSa. La misma se refiere a un plan de trabajo para el control del HLB y su vector”.

“Esta normativa está siendo desarrollada en países que tienen HLB desde hace varios años, es por eso que estuvimos debatiendo y llegamos a un acuerdo sobre los tres pilares básicos sobre los cuales debemos trabajar. Uno de ellos es el monitoreo temprano de los síntomas del HLB, que debe realizarse en la totalidad de las plantas con una frecuencia de una vez cada dos meses desde abril hasta septiembre, y cada tres meses desde octubre hasta marzo. Si el productor identifica una muestra sospechosa, debe tomarla y enviarla al laboratorio. Concordia cuenta con un laboratorio que cumple con todos los estándares, tanto nacionales como internacionales”, explicó el profesional.

Perini dijo luego que “una vez que se diagnostica un positivo, es el mismo productor quien debe erradicar la planta. La normativa establece algunas cuestiones básicas a la hora de realizar este trabajo, tal es el caso del corte y posterior aplicación de un ‘mata tronco’, entre otros detalles técnicos”.

“Otro de los pilares importantes – añadió Perini – tiene que ver con el monitoreo del vector. Una vez detectado, se debe hacer el control correspondiente (…) En esta reunión quedó pendiente la conformación de un grupo integrado por biólogos y entomólogos, es por eso que el día 5 de febrero nos reuniremos nuevamente para armar un manual donde se expliquen las formas de manejo en las distintas zonas de la Argentina donde existe el vector”.

Luego manifestó que “debemos tener en cuenta que, todo material que se implante, debe tener el certificado correspondiente. Recordemos que la norma establece claramente que la fiscalización, la supervisión y la sanción; son llevadas a cabo por el SeNaSa. Por lo tanto, algunas instituciones comenzarán a tener otro rol, por ejemplo, en el caso del INTA, tendremos a nuestro cargo la concientización y el aporte técnico para trabajar junto a los productores (…) Debemos tener bien en claro que esta es una enfermedad que nos obliga a trabajar”.


Un trabajo, codo a codo, de profesionales y productores

Perini manifestó que “todos entendemos las dificultades que debemos atravesar a raíz de la vigencia de esta nueva normativa, ya que posee un nivel de complejidad técnica muy importante. Esto demandará capacitación y entrenamiento de los productores, por lo que el INTA acompañará el desarrollo y fortalecimiento de los controles”.

“Todas las instituciones mostraron su voluntad de trabajo para combatir al HLB, por tanto, en nuestro próximo encuentro comenzaremos a trabajar en las técnicas de monitoreo y control para las distintas zonas. Nuestro país es muy grande y tiene diversidad agroclimática, y por ese motivo, el comportamiento del vector no es el mismo en toda el área citrícola”, señaló.

La detección del vector en la zona de Villa del Rosario

Al hacer mención a la detección de ejemplares de diaphorina citri, días atrás, en la zona citrícola de Villa del Rosario, Perini argumentó que “en dicha zona fueron dos los casos detectados. En este sentido, convocaremos a los vecinos y concretaremos, en conjunto con otras instituciones, acciones rápidas”.