Entre Ríos, Argentina - Sabado, 16 Dic 2017
23-11-2017    leída: 21 veces

Luis Miguel Etchevehere: "El dólar alto en la Argentina ha sido siempre un atajo"
El flamante ministro de Agroindustria considera que una mejora de competitividad pasa por bajar la inflación, invertir en infraestructura y en un sistema tributario que incentive la inversión. Confía en acuerdos sectoriales y promete "facilitarle la vida a los productores" .


-¿Esta atrasado el dólar?


-Hay mucho para trabajar al margen de cuánto cotiza el dólar. La competitividad viene por una mejor infraestructura, un sistema impositivo sin impuestos distorsivos, una moneda estable, acuerdos comerciales. Eso da posibilidad de crecimiento sustentable a largo plazo. El dólar alto en Argentina siempre fue un atajo, fue pan para hoy y hambre para mañana.


-Algunos productores esperan otro dólar...tienen retenidas 17 millones de toneladas de soja...


-Cada productor es dueño de vender cuando más le convenga. Es totalmente legítimo.


-¿Qué piensa hacer para mejorar la competitividad de las economías regionales?


-Teniendo en cuenta el contexto que vivimos, en este tiempo el Gobierno estabilizó la moneda y bajó la inflación a la mitad, y está impulsando una reforma impositiva que estimula la inversión, además de lo que se está haciendo en infraestructura con caminos, ferrocarriles y obras para mitigar los efectos del cambio climático como canales y desagües. Hemos puesto el acento en acuerdos comerciales. Y entendemos que es importante facilitarle la vida diaria a los productores y a las industrias de alimentos. Hay una maraña de trámites que a los productores más chicos les dificulta llevar adelante sus exportaciones por la superposición entre diferentes ministerios y áreas, registros e inscripciones. Y están también las mesas de competitividad.


-¿No hay demasiados involucrados en esas mesas? ¿Dan resultado?


-El martes después de mi jura nos reunimos en la mesa Foresto Industrial con toda la cadena, gobernadores, la AFIP, el Senasa y el Presidente. De los cinco problemas planteados se resolvieron dos. Es la manera más eficiente porque todo el sector privado plantea al mismo tiempo cuáles son las trabas. En madera se producen 10 millones de metros cúbicos y apenas consumimos 2 millones. Vamos a abrir mercados. Las mesas son un avance. En carne ya hubo cuatro mesas y una quinta en diciembre y se logró un mercado de futuro para la hacienda en pie, cierre de cooperativas truchas, combate a la informalidad.


-Hoy se reúne la mesa de lechería con el Presidente. ¿Qué les van a proponer?


-Vamos a escuchar a un sector muy importante socialmente, con un oficio que se transmite de generación en generación y es clave para que la gente no abandone el campo. Y vamos a recuperar todo el tiempo perdido. Hay que ganar la confianza mutua del sector público y privado para mejorar la competitividad, nos obliga a todos ser súper profesionales. Es un trabajo de palitos chinos, de paciencia frente a la realidad que tenemos para ir sacando trabas.


-Los productores de la provincia de Buenos Aires han puesto el grito en el cielo por el revalúo inmobiliario...


-No es nuestra jurisdicción. Somos respetuosos. Cada provincia lleva adelante su propia política impositiva.


-Existe una fuerte preocupación por el futuro del INTA y del Senasa...


-No hay motivos. En estos dos años no hubo ninguna medida brusca y mucho menos con despidos. Aspiramos es que se manejen con mayor eficiencia y transparencia en un marco de austeridad porque un tercio de nuestra población sufre el drama de la pobreza. El INTA, con su investigación y la extensión rural, es imprescindible. Queremos que llegue a la mayor cantidad de productores. Se mantiene el programa de cambio rural, desarrollo territorial y agricultura familiar. Hay recursos: estuvimos con el presidente del FIDA, el fondo de desarrollo agrícola de Naciones Unidas, que financia las necesidades de los pequeños productores. Y el Senasa es nuestro sello de calidad para los alimentos argentinos acá y en el mundo. También va a operar en el marco de eficiencia, transparencia y austeridad.


-Cuando fue presidente de la Rural se enfrentó a los semilleros y rechazó pagar por el uso de las semillas...


-Uno es fiel a la función que le toca asumir. Cuando era dirigente creí que era correcto. Ya renuncié como presidente y como socio a la Sociedad Rural. Soy ministro y debo representar a todos los intereses. Antes de asumir tuvimos reuniones con todos los sectores donde generamos confianza y avanzamos en un acuerdo, será la base para una nueva ley de semillas. Estamos cerca de cerrar el tema.


-¿Qué pasa con el biodiésel?


- Iremos a un juicio y a un panel de la OMC en el caso de EE.UU. Y a fines de septiembre, Europa colocó derechos anti-dumping entre 4,5 y 8,1 %, por lo que Argentina reanudó sus exportaciones en forma considerable.


-Los azucareros rechazan el proyecto de reforma impositiva que castiga a bebidas azucaradas...


-Pero no habrá impuesto al vino ni a las gaseosas light.


-Ahora que está del otro lado del mostrador, ¿son quejosos los productores agropecuarios?


-Están advertidos por lo que vivieron. Pero vamos a trabajar muy duro para facilitarles la vida, buscando un balance de la mano de la realidad que vive el país.


-Su hermana Dolores lo denunció por una presunta estafa...


-Ese es un asunto privado derivado de la sucesión de mi padre que, desgraciadamente como muchas otras sucesiones, es conflictiva.