Entre Ríos, Argentina - Martes, 21 Noviembre 2017
06-11-2017    leída: 26 veces

La Fecier insiste en el proyecto que desgrava las bebidas con mayor porcentaje de jugo natural
Luego del anuncio de la reforma impositiva que el gobierno preparó para elevar los impuestos internos para las gaseosas azucaradas, el presidente de la Fecier (Federación del Citrus de Entre Ríos), Fernando Borgo, dijo a DIARIOJUNIO que no se entiende mucho adonde apuntan las medidas del gobierno.


“No se ha mostrado algo claro” dijo. La Fecier desde hace dos décadas viene auspiciando un proyecto que grava con impuestos a bebidas gaseosas, energizantes y jugos. Pero el impuesto se baja a medida que se incorpora mayor cantidad de jugo natural. Cuando supere el 28 % de jugo natural, la bebida quedaría completamente desgravada. “Claramente lo que hace el proyecto que nosotros impulsamos es favorecer a la producción citrícola, en nuestro caso, a la industria de la producción citrícola y favorecer al consumo de productos naturales”, señaló.

“Lo que se sabe es que aumentarían el porcentaje del impuesto de las bebidas que agreguen azúcar porque consideran que eso es saludable y las libras de impuestos a las gaseosas endulzadas no con productos naturales sino con productos sintéticos”, dijo. Para Borgo, los impuestos internos deben servir como herramienta de promoción de las economías regionales. Y lo comparó con los radares en ruta que son escondidos en las curvas. Utilizados de ese modo, no sirven para disminuir la velocidad y mejorar la seguridad vial sino para recaudar. En consecuencia, a los impuestos internos se los utiliza de igual forma: para hacer caja.

La semana pasada se anunció la reforma impositiva que prepara el Gobierno para elevar el tributo denominado "impuestos internos" para las gaseosas azucaradas. Hoy, esas bebidas pagan un 8% y, tras las modificaciones, abonarían un 20% por ese gravamen. Esa alteración ya está decidida en los planes oficiales. Las bebidas analcohólicas -que no poseen alcohol- pagan un 4% de impuestos Internos cuando se trata de aguas y gaseosas que tienen más de 10% de jugo. En el caso de las gaseosas, tributan un 8%, más allá de la cantidad de azúcar que posean. En los planes oficiales, el gravamen escalaría de 4% a 8% para aguas y gaseosas con jugos, y de 8% a 20% en el resto de las gaseosas.

“Hubo una modificación de la ley de impuestos internos que en su momento trababa a las gaseosas y a los jugos con un impuesto mayor a los que no incorporaban jugos de fruta. Digamos que con esta ley se puede fomentar el consumo de jugos de fruta naturales que eso tiene dos objetivos. Uno es aumentar el consumo de jugo de frutas para beneficiar al sector productivo y a su vez instar a que la población tenga alternativas para elegir de productos más saludables”, indicó.

“Las bebidas que agreguen jugos naturales estarían exentas de impuestos según el proyecto que venimos impulsando hace mucho tiempo. Es un claro beneficio para las gaseosas, especialmente para las dos que tiene más impacto en nuestro sector productivo como Coca Cola y Pepsico. Entre las dos se llevan el 80 % del jugo de naranja de nuestra zona”, añadió.

“Cabe destacar que Coca Cola compra el 60 % del jugo de naranja y de ese 60 %, más del 80 % lo exporta. Quiere decir que compra el jugo nuestro para hacer un negocio, no para darle a nuestro consumidores un producto más natural. Si favorecemos a las gaseosas que son endulzadas con productos químicos, lo único que estamos haciendo es favorecer aún más el negocio de estas multinacionales”, indicó.

“Me parece que se usa una buena causa para impulsar una ley que tiende a favorecer claramente a un grupo concentrado del comercio de gaseosas”, indicó.

Borgo sostuvo que en la actualidad, un litro de gaseosa de primera marca y uno que contiene un buen porcentaje de jugo natural de la misma compañía, cuestan casi lo mismo en la góndola de cualquier supermercado. “Creemos que el agregado de precio no incidiría. Esta a la vista, es tangible en cualquier góndola de cualquier kiosco. Por eso creemos que nuestra propuesta es superadora. Daría un beneficio al sector y también a nuestra comunidad que estaría consumiendo además de jugos naturales vitaminas, antioxidantes y todas las propiedades que de por sí el jugo tiene”, indicó.

Hace 20 años que la Fecier viene planteando el proyecto en las cámaras legislativas y en los ministerios de los diferentes gobiernos que se han sucedido desde que el ministro de Economía de Carlos Menem, Domingo Cavallo, bajó el porcentaje de impuestos internos a las gaseosas. “El que lee el proyecto lo ve con buena cara pero el lobby que hay de estas empresas en el gobierno es muy grande. Desde que Cavallo bajó el porcentaje del impuesto interno a las gaseosas es monstruoso. Estamos hablando de más de $ 1.500 millones, es muy grande la plata que están dejando de aportar”, indicó.

“Y eso pasaba en todos los gobiernos, hace dos años la ex presidenta se jactaba inaugurando una embotelladora en Buenos Aires de que la Argentina era el país que más litros per cápita consumía. Estaba consumiendo 180 litros de gaseosa per cápita. Y uno de los primeros viajes del actual presidente Macri fue al Inta de Concordia donde fue traído por la empresa junto con el Ceo de esa empresa (Coca Cola) para decir que la empresa compraría tres veces más jugo de naranja. El tema es que el jugo de naranja se lo sigue comprando por debajo de los costos de producción para hacer un negocio particular mientras seguimos tomando una bebida tan cuestionada por el mundo cuando podríamos estar tomando bebidas mucho más saludables que las que nos ofrece hoy el mercado” recordó.