Entre Ríos, Argentina - Sabado, 23 Septiembre 2017
Secciones
11-09-2017    leída: 19 veces

Gabriela Liziana: “Competimos con vino de Chile rebajado con agua”
La importación de vino sumó un nuevo capítulo: el judicial. La Asociación Civil de Defensa del Consumidor “Protectora” presentó un recurso de amparo ante los tribunales federales en Mendoza contra el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), pidiendo que “se ordene el cambio inmediato de todas las etiquetas de los productos en infracción”, debido a que los vinos están ingresando con rotulado de procedencia argentina cuando en realidad son importados, en su mayoría de Chile.


Untitled Document
“Los grupos que conforman el oligopsonio, tales como Peñaflor, Fecovita y Baggio, que manejan el 80% de la comercialización de los vinos tetra y conforman más del 50% de la producción de vinoss, buscan producto barato afuera del país”, denunció Gabriela Liziana, presidenta de la Asociación de Productores del Oasis Este de Mendoza, (Arpoem), en Bichos de Campo.

Según la productora, “lo más grave de todo es que se trajeron 70 millones de litros de vino de Chile, país que cambió su legislación al permitir el agregado de agua en un 7% a la elaboración de vino. Esto perjudicó muchísimo a los productores chilenos, por la baja que provoca en el valor de la uva. Ese vino se incorpora al mismo envase en el que se vendía nuestro vino, haciendo alusión a nuestros viñedos, poniendo sólo una mínima aclaración que dice que es de procedencia chilena. Esto hace que vendan un producto engañoso”, disparó.

Recién la semana pasada el INV dispuso normas para el etiquetado del origen de los vinos más estrictas.

“Tanta presión hicimos en torno a este tema, que la legislatura de Mendoza convocó al presidente del INV, quien finalmente reconoció que esta situación es tal cual la explicábamos. Esto derivó en la presentación de un recurso de amparo de parte de la ONG”, explicó Liziana.

Y agregó: “No es justo que el productor de vino argentino tenga que competir con vino de Chile rebajado con agua. Necesitamos una competencia leal. La ley argentina prohíbe la incorporación de agua a la elaboración del vino. El próximo paso es un planteo de defensa de la competencia”.

Liziana remarcó que “los perjudicados son el productor y el consumidor. Aunque el productor suba su producto en $1, eso luego repercute en la góndola en $6 o $7. Es decir que, aunque igual regalemos el producto, este seguirá subiendo en la góndola, porque no se revisa la cadena comercial, en donde hay desmedidas ganancias de algunos en detrimento del sector productivo”.

“Por eso con CAME siempre trabajamos en el índice IPOD, que mide la diferencia promedio entre el valor de origen y el de góndola, reflejando cuánta participación tiene el sector productivo en el precio final. El producto aumenta, y no es porque el productor suba el precio, sino porque hay desajustes en la redistribución en la cadena”, remarcó.