Entre Ríos, Argentina - Sabado, 23 Septiembre 2017
Secciones
11-09-2017    leída: 22 veces

HLB: la plaga que pone en jaque a los limoneros
PRODUCTORES TUCUMANOS PREOCUPADOS PARA EVITAR QUE ESTA ENFERMEDAD AÚN SIN CURA AFECTE A LOS CÍTRICOS La expectativa que genera la apertura del mercado estadounidense, puede verse empañada por la sombra de esta bacteria que amenaza con depredar la producción.


Cuando a mediados de agosto Cancillería confirmó la autorización definitiva de las exportaciones argentinas de limones a los Estados Unidos luego de arduas negociaciones diplomáticas entre ambos países, las economías regionales del noroeste argentino recibieron un soplo de aire fresco, que inicialmente les permitirá a los productores colocar unas 20.000 toneladas por un monto de u$s50 millones. "Un muy buen volumen para el arranque", se entusiasmó Roberto Sánchez Loria, presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC), consciente de que todavía representa menos del 10% de lo que se exporta a los países europeos, aunque confiado en expandirlo en poco tiempo. "El limón tucumano es de los mejores del mundo, una vez que estemos adentro, tenemos grandes posibilidades de crecer exponencialmente", remarcó el titular de la cámara en diálogo con Ámbito Financiero.

Claro que no todas son rosas en el camino del productor limonero. Hay una amenaza latente que los desvela: el fantasma del HLB. una bacteria que ha sido considerada como la más destructiva de los cítricos, ya que no tiene cura. Los árboles infectados presentan un moteado difuso en sus hojas; los brotes y ramas se vuelven amarillentas y se secan; los frutos no se forman por completo o son amargos, deformes, tienden a caerse y después de un tiempo el árbol muere.

"Esta bacteria es transmitida por un insecto llamado Diaphorina que al alimentarse principalmente de brotes, hojas y ramas tiernas de los árboles, la transmite rápidamente y provoca verdaderos desastres en los cultivos", explicó Sebastián Padilla, integrante de una tradicional familia de productores limoneros tucumanos durante una recorrida por los invernaderos en donde preparan durante dos años las plantas que luego trasplantarán al campo. Es que justamente por el riesgo que supone la producción a cielo abierto, desde hace varios años que todo el proceso se efectúa en grandes viveros acondicionados para proteger a los limoneros en gestación. "Para los tucumanos el limón es mucho más que un commodity, es una forma de vida, es la savia productiva de esta provincia que brinda trabajo a más de 50.000 familias y dinamiza nuestra economía, por eso debemos ser muy responsables en los cuidados preventivos", aportó Pablo Padilla, CEO del emprendimiento familiar que ya lleva más de sesenta años produciendo.

CON ESO NO SE JUEGA

La tan ansiada reapertura del mercado estadounidense se logró luego de 16 años durante los cuales las exportaciones de limones tucumanos al mercado norteamericano fueron suspendidas por una decisión judicial. Los EEUU basó su medida en la protección de la sanidad vegetal, a partir de la sospecha de que las frutas podrían ser transmisores de esta bacteria. De ahí los cuidados extremos que la provincia ha adoptado para evitar el desastre.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos cuenta con un Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal del que establece requisitos fitosanitarios muy estrictos para el ingreso del limón, técnicamente, hicimos un trabajo muy serio para destrabar esta inhibición", dijo Sánchez Loria. Los norteamericanos saben bien lo que significa el HLB. El estado de Florida sufrió el ataque de la bacteria y eso le costó la mitad de su producción limonera, golpe del que nunca más pudo recuperarse.

Al ser tan dificultoso la supervivencia de la planta una vez infectada, el trabajo mancomunado de autoridades y productores es eminentemente preventivo. Para evitar esto, Argentina puso en marcha en 2009 (cuando aún el HLB no había llegado al país) el Programa Nacional de Prevención de Huanglongbing (PNPHLB), que tiene la finalidad de proteger la citricultura nacional de esta enfermedad, considerada como la más grave para los cítricos en el mundo.

"El PNPHLB es coordinado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, el cual, a través de la Unidad Técnica Interinstitucional (UTI), facilita el ámbito para consensuar las principales líneas de trabajo del programa junto con otros organismos públicos y con representantes de la cadena citrícola, el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Instituto Nacional de Semillas (INASE) y asociaciones citrícolas", explicaron desde el SENASA.

TUCUMÁN SE BLINDA

A principios de julio, la Asociación Tucumana del Citrus (ATC) y el gobierno tucumano pusieron en marcha las denominadas "barreras móviles", como parte de la lucha en prevención del ingreso a la provincia del HLB. Se trata de camionetas equipadas con tecnología, a cargo de técnicos capacitados y agentes de policía, que tienen orden de detener cualquier vehículo en las rutas de acceso a Tucumán que transporte fruta cítrica y/o material vegetal sin la debida autorización .

"Estamos muy activos, con mucho trabajo, el sistema está funcionando muy bien y generando una casuística que resulta de gran interés, aportándonos muchos datos que nos permitirán mejorar nuestra estructura de prevención", detalló Sánchez Loria. "También esto sirve para potenciar la gestión de las barreras fijas. Por eso, estamos tratando de ir a un sistema integrado entre barreras fijas y barreras móviles con plena interconexión, lo cual potenciará nuestro sistema de prevención", remarcó.

De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en el mundo se producen más de 15.2 millones de toneladas de limas y limones. El principal país producto