Entre Ríos, Argentina - Sabado, 23 Septiembre 2017
Secciones
07-09-2017    leída: 22 veces

Bioplástico a base de cítricos podría destronar al controvertido BPA
¿Crear plásticos a base de limones? Sí, es posible. Un grupo de investigadores desarrollaron un método para producir plásticos a partir de limoneno y CO2, ambos elementos muy abundantes en el ambiente.


 El motor tras la creación era reemplazar al controvertido bisfenol A o BPA, compuesto químico al que diversos estudios atribuyen efectos nocivos para la salud.

La invención, liderada por un grupo de investigadores del Instituto Catalán de Investigación Química (ICIQ), fue publicada por el medio español, La Vanguardia.

La importancia de este invento radica en que el bisfenol A ha sido prohibido en varios países (Estados Unidos, Francia y Canadá, entre otros) por ser potencialmente carcinógeno. Arjan Kleij, profesor de Icrea y líder del grupo de investigación comentó al medio que el BPA es también una amenaza “porque es un disruptor endocrino y puede causar desequilibrios en el sistema hormonal a concentraciones muy bajas. Además se obtiene a través del petróleo, por lo que no es renovable”.

La solución que el grupo detectó fue el limoneno es una sustancia natural que se extrae del aceite de las cáscaras de los cítricos y que da el olor característico a los mismos.

“Mi grupo ha desarrollado un proceso catalítico que permite el acoplamiento controlado entre el óxido de carbono (CO2) y el limoneno, ambas sustancias renovables, para formar un policarbonato que, en comparación con los actuales, es más sostenible, menos tóxico, y se obtiene de un producto abundante en la naturaleza y totalmente renovable”, detalló Kleij.

Adicional a estas ventajas, se destaca una serie de características positivas que tiene el policarbonato. Por ejemplo, posee mejores propiedades térmicas, lo que permite que los plásticos fabricados con él tengan temperaturas más altas de descomposición y fundición, siendo más seguros para su uso diario.

Otra característica es que es biodegradable, pudiendo descomponerse en elementos químicos naturales en un período de tiempo relativamente corto y por acción de organismos vivos (bacterias, microorganismos y, gusanos, entre otros). Esta propiedad lo convierte en un gran aliado a la hora de reciclar.

Sobre la disponibilidad del recurso, el académico menciona que “en principio todavía no está disponible en grandes cantidades, pero esto puede cambiar rápidamente porque hay una empresa que ha investigado con éxito el uso de este polímero para revestimientos. También tenemos contactos con otras cuatro grandes empresas para ver la manera de obtener mayores volúmenes de una determinada calidad de limoneno. Sabemos que hay una empresa que dispone de esta materia prima al otro lado del Atlántico”.

La presencia de bisfenol A, no un proceso sencillo de modificar. El académico del ICIQ menciona que el proceso será gradual y el objetivo a largo plaza será la sustitución total del BPA por este bioplástico con origen en los cítricos.


www.portalfruticola.com